niño con su madre

En el nombre de Dios

¿Por qué es tan difícil ponerse de acuerdo?

España es una población con un fuerte arraigo religioso, en ella conviven y con muchos feligreses dos de las religiones más grandes del mundo, la católica y la musulmana, siendo la primera la que goza de mayor cantidad de adeptos, aunque algunos expertos han avizorado cambios en este sentido.

Su peso es muy importante en la educación, porque después de todo, la religión nace primero que la segunda. Lo primero que vemos en casa son los valores que provienen de las creencias que tienen nuestros padres y en consecuencia es lo primero que se transmite a los hijos y así va de generación en generación.

Pero no se vive en casa y cuando se sale a la calle, se ingresa a la escuela, no todos tienen las mismas creencias ni los mismos valores y una de las cosas que se deben aprender es la tolerancia, ella es de gran ayuda para que la sociedad pueda permitirse la relación entre personas que profesan diferentes religiones sin llegar a pelearse como en la antigüedad.

españa

El Estado, como en el caso de España, busca la forma de respetar la libertad de culto y existen instituciones con una marcada influencia de una religión. Un musulmán no iría a un colegio católico, por ejemplo, y surge el dilema ¿Debe permitirse este tipo de colegios? ¿Son estos una demostración de segregación? ¿Debe permitirse este tipo de escuelas privadas? ¿Las escuelas públicas deben ser libres de religión?

Las respuestas han mantenido ocupados a los docentes, filósofos, sociólogos y expertos de otras áreas relacionadas, y la discusión no cesa. En España, el artículo 27 de su constitución reconoce el derecho a la libertad de enseñanza, además el derecho que tienen los padres de que sus hijos reciban formación de tipo religioso en función de lo que son sus convicciones.

mujer antigua

Pero si los españoles son católicos según su constitución, entonces se deberá enseñar esa creencia en las escuelas y, ¿Qué pasa con quienes pertenecen a otras religiones? ¿No es español aquél que profesa el hinduismo o es musulmán? ¿No tienen derechos los padres de sus niños a que estos reciban educación en la misma línea de creencia de ellos mismos? Parece una respuesta obvia; pero todo va a depender de lo que está en la ley y por otro lado del hecho pragmático de que las cosas ya no son como antes y algunas deben dar paso a otras que permitan una mejor integración entre sus ciudadanos.

Pero, ¿Por qué persiste una discusión sobre el tema si es algo que se puede resolver con eliminarlo como materia en la escuela? Porque en realidad ese es el problema para un musulmán español que no puede enviar a su hijo a una escuela privada y cuando lo lleva a la escuela pública le enseñan una religión que no es la suya ¿Cómo hace?

En cambio, si no existe una materia que se llame religión ¿Cuál es el problema? Los padres si quieren darle instrucción religiosa, solo deben llevar a sus hijos a templos o a lugares donde pueda cultivarse adecuadamente según ellos mismos dispongan. ¿No le parece?

Autor entrada: pias