cristo

La Religión como tema de aula

Son contadas las veces que de pequeños nos han preguntado qué queremos. Cuando se trata de la educación siempre se intenta buscar lo mejor para los hijos y para que tengan un adecuado aprendizaje, pero en ocasiones por querer tener esa excelencia, a los padres se les pasa por alto cuáles cosas quiere el niño.

sin-titulo

Muchas veces esa pregunta no es tomada en cuenta y se selecciona la institución según el criterio de los padres y cómo quieren ellos que sus hijos sean educados. Algunos deciden inscribirlos en colegios católicos donde las plegarias a Dios están a la orden del día, eso no tiene nada de malo, pero en ocasiones los jóvenes sencillamente no tienen el interés por aprender de religión y ahí comienzan a existir los conflictos.

Alrededor del mundo centenares de instituciones mantienen la obligatoriedad en cátedras religiosas que muchos jóvenes no están interesados en asistir y eso puede ser un elemento que los desmotive a seguir con su enseñanza. Esta decisión debería ser exclusiva del joven y no impuesta, ya que se anula todo poder de independencia que ellos puedan tener.

religion2

Por otra parte, la asignatura Religión llega a formar parte de la nota final de los alumnos dependencia más notoria en una materia que quizá el joven no está interesado por explorar. Una cátedra que evalué el nivel de creencia que se tiene hacia un Dios limita al joven a poder explorar sus gustos con respecto a este tema.

La libre elección debería ser una obligación enseñada desde muy pequeños porque independientemente que ellos se adhieran al pensamiento religioso, muchos otros optan por discernir y seguir otros caminos, que por distintos al resto no significa que estén errados.

Estos temas son interesantes para debatir porque de esta manera se conoce el origen de ciertas creencias y conflictos que se mantienen en la actualidad con el tema de la religión, pero la duda surge si esta debería tener una obligación académica y una dependencia con la nota de los jóvenes, ya que las preferencias de cada quien deberían ser personales y no impuestas.

Esto no desestima la postura de algunos que siguen un pensamiento religioso fuerte y que están de acuerdo con impartir esta asignatura de manera obligatoria, pero también se deberían escuchar las creencias de otros que piensan diferente.

clase-religion

Por ejemplo, en España se han debatido temas como la incorporación de los rezos a las aulas, pero ¿qué pasa con aquellos que no lo quieren hacer? Por eso es que estos temas siempre generan polémicas porque no se trata de lo que está bien o mal, sino el hecho de respetar las decisiones de aquellos que no lo quieren hacer por pensamientos diferentes.

Por eso muchas veces deberían entrar en discusión lo quieren los jóvenes que recibirán ese tipo de enseñanza, qué tan dispuestos están a aceptarla y respetarla. La palabra obligación siempre invita a querer romper lo establecido por eso la flexibilidad en este tipo de casos debería ser sí o sí más aceptada y no tan cuestionada.

 

Autor entrada: pias