gran hamburguesa

Pecado capital

El apetito desmedido por comer es un pecado que la gran mayoría prefiere ocultar, la gula es una forma enfermiza de consumir alimentos y vino.

Es sabio el dicho que reza: todo en exceso hace daño; pero cuando algo te gusta mucho ¿Qué es lo que haces? ¿Acaso no lo comes o bebes hasta reventar? Si lo haces entonces tienes gula.

No tienes que ser cristiano para saber que los excesos matan, ¿verdad? Cuando la gente va a los banquetes come a todo dar, baila, bebe, lo desmedido se vuelve la regla y eso va a otros aspectos del comportamiento y las relaciones con las otras personas. Una conducta así, una vez, en una ocasión especial puede entenderse; pero cuando se hace reiteradamente es un asunto de preocupación.

Como ejemplo puedo citar cuando vamos de vacaciones y compramos un paquete All Inclusive (todo incluido) llegamos al hotel y comemos como si nunca lo volviéramos a hacer, bebemos como si fuera la última noche de nuestras vidas, claro sentimos que pagamos por ello y queremos comer y beber para sacarle el jugo a cada euro ¿Por qué no nos quedamos en la cama sacándole el jugo a cada euro también, eso también nos costó mucho dinero? Tal vez hacer esto una vez en el año pudiera entenderse, aunque dependerá de los principios de cada quien, de sus valores, de su religión.

vomitorium romano

En la antigua Roma, las personas de alto estatus se reunían en sus festines y comían y bebían hasta hartarse y cuando ya no podían más tenían que ir al vomitorium (lugar para ir a vomitar) luego de hacer lo propio volvían con el estómago vacío para volver a comer y beber sin medida.

La cultura del exceso no es algo nuevo y los grupos de humanos han tenido que lidiar con ello porque ocasiona severos daños a las relaciones sostenibles en la sociedad, allí encontramos una conexión entre la obesidad y la religión, sabemos que la religión nos muestra el camino por el que debemos conducirnos en el grupo que la profesa, entonces a través de ella se establecen las reglas, las leyes morales que nos dan y nos quitan licencias para hacer tal o cual cosa, entre ellas está la forma y cantidad de comida debida.

estomago

El abuso de la comida y la bebida llevan al problema de la obesidad a unos estadios casi irreversibles. Ante la imposibilidad de revertirlo por sus propios medios, deben recurrir a otras opciones, como las médicas, en el caso del Método Apollo, que es uno de los más usados y efectivos para controlar el problema. Los beneficios pueden verse rápidamente, se trata de una reducción en el estómago con la intención de hacer sentir lleno a quien se somete a esta intervención que se hace por vía endoscópica y aunque requiere de anestesia total en solo 24 horas el paciente puede irse a casa y con una recuperación que va entre las 48 y 72 horas para reincorporarse a su accionar diario. Lo ideal es ser precavido y comer sano para no tener que llegar a una intervención para poder superar la situación.

La religión en su mayoría apunta al rechazo de la gula, el comer y beber en exceso es permitido solo en ocasiones especiales y eso es solo en algunas. La religión cristiana tiene a la gula como uno de los 7 pecados capitales y vaya que es un pecado capital para la salud.

Autor entrada: pias